Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘viento’

dig

Hoy no soy nada,

tan solo una ráfaga de viento

en medio de la tempestad.

Un verso sin rima

en un poema a medio escribir.

Soy la oscuridad, el miedo,

el deseo latente de morir.

Hoy no estoy,

me llevaste contigo aquel día

sin apercibirte de ello,

me arrebataste mi ser…

Quizá un mañana, al despertar,

vuelva a ser yo.

(Estrella)

.

Anuncios

Read Full Post »

mde

En esta noche insomne

que me sume en la sombra,

retornan  los recuerdos

invadiendo mi cama.

.

Escuchando el sonido

del viento en la ventana,

solo sueño tu aliento

rozando mi garganta.

.

La humedad del llanto

resbala por la almohada

mientras tiendo mis brazos

abrazando la nada.

.

La nada, cada noche,

se adueña de mi cama…

(Estrella)

.

Read Full Post »

Niebla[1] Foto de mi amiga Belén

.

Lo vio,

apenas un punto entre la niebla,

pero ella fijó sus ojos en él.

Con dificultad, abriéndose paso entre la bruma,

fue acercándose.

Sintió como sus zapatos quedaban enterrados en la tierra

y siguió avanzando descalza.

.

Miró hacia atrás,

la niebla parecía aún más espesa,

solo ella y aquel punto en el horizonte…

Su silueta empezó a dibujarse,

lo vio solitario y altivo,

sus ramas enroscándose y ascendiendo al cielo,

solo entre la niebla.

.

Corrió hasta que llegó a él,

lo abarcó con sus brazos, buscando calor,

miró hacia lo alto y, de pronto, algo le mojó la cara,

vio sus ramas cuajadas de gotas de agua,

¿eran lágrimas?

sintió dolor.

Se acurrucó apoyada en él, cansada,

cerró los ojos y soñó,

a su sueño le salieron hermosas alas

y un pájaro anidó en un hueco del tronco…

.

Al alba,

sonó una melodía que despertó al árbol,

y las dulces caricias de un vuelo entre las ramas

bebieron las gotas de niebla

y las convirtieron en vigorosos brotes verdes.

El pájaro cantó y el árbol sonrió.

.

Y a los pies de su tronco,

quedaba solo un pañuelo movido por el viento…

(Estrella)

 

Read Full Post »

2-de-noviembre-2009-045

¿Habéis visto como el viento zarandea las hojas secas? las levanta del suelo, las deja caer, las rueda, las empuja, hasta que llegan a un rincón y allí se detienen.

Luego viene otra ráfaga de viento que las saca del rincón, las mueve, las golpea, las eleva y se repite el fenómeno una y otra vez, hasta que, sin saber cómo, desaparecen.

¿Y qué es la vida?  la vida es el viento y yo me siento hoja seca, zarandeada de un lado a otro, una y otra vez.

Inicias una vida con sus vaivenes lógicos y cuando piensas que ha llegado la estabilidad, algo se quiebra, algo ocurre, o algo que debiera ocurrir no ocurre, y ¡zas! otra vez en manos del VIENTO/VIDA, que te zarandea, te desequilibra, te hace caer una y mil veces  hasta que llegas al rincón,  te acomodas y confías en  que allí no te alcance.

¿Y que pasa? que la vida, como el viento, no se detiene, sigue zarandeándote, una, dos, tres o más veces. Y vas pasando por diferentes rincones, unos oscuros y húmedos, otros luminosos y alegres, otros anodinos, otros hermosos y acogedores… De unos quisieras huir a toda prisa y en otros quisieras habitar para siempre. Pero la vida es la que manda y marca el tiempo de la estancia.

La vida constantemente te golpea en la cara, unas veces con golpes duros y crueles, otras con golpes cariñosos y dulces y otros con una caricia que apenas te roza y se te escapa.

La rueda de la vida, como el viento, sigue imparable y de rincón en rincón vas diluyéndote en el aire, como las hojas secas, hasta que desapareces… y nuevas hojas secas ocupan tu lugar.

Pero, aún con esos vaivenes, ¡elegimos vivir!

 

El otoño es un andante melancólico y gracioso

que prepara admirablemente el solemne adagio del invierno.

(George Sand)

 

Read Full Post »

chopos

el camino flanqueado por los chopos

“Mamá ¿dónde vamos a dormir esta noche?” se oyó una voz ante los restos de lo que había sido su hogar…

Esta mañana, cuando he abierto la ventana y he mirado al frente, he sentido el vacío de la ausencia. La hilera de frailes que me acompañaba día tras día ha desaparecido. Hace un tiempo les dediqué unas letras, muchos lo habréis leído, otros no. Para unos y para otros y para meteros de nuevo en la historia, pinchad aquí.

La cortina de chopos antes de la tala

El pasado martes, cuando llegué a casa el sonido de una motosierra me trajo mal augurio. Me costaba pensar que esos chopos, mi primer contacto visual todas las mañanas, fueran a caer bajo los dientes asesinos de la sierra. Pensé… “estarán cortando alguno de ellos, azotado por alguna plaga”. A media tarde ya se veía un hueco desnudo en la hilera. Lo miré con tristeza, parece mentira el apego que se puede coger al escenario que forma parte de nuestra vida cotidiana.

En mi paseo vespertino con las perras, empezaba a apreciar el cambio, aunque lo peor estaba por llegar. Al día siguiente el hueco desnudo se había ensanchado. Unos cuantos chopos más habían caído bajo la motosierra. Los pájaros revoloteaban entre los restos buscando sus nidos. Ya sólo quedaban unos pocos árboles a ambas orillas del camino. Los miré con pena, ahora ya sabía que les quedaban pocas horas de vida.

Ha empezado la tala

Ha empezado la tala

Y así era, el jueves la hilera de frailes había desaparecido. Y ahora, el paisaje ya no es el mismo, aún queda algún pájaro despistado, pero terminará yéndose. El trino alegre que escuchaba dejará de oírse, ya no vendrán las bandadas emigrantes a descansar antes de seguir camino, ya no se escuchará el ulular del viento en el frío otoño, ni se alfombrará el suelo del amarillo de las hojas caídas…

Dicen, “los chopos no están protegidos” y puede que así sea, son árboles humildes, pero dan sombra, dan cobijo, adornan el paisaje… y hasta un poeta tan grande como Antonio Machado, les nombra en muchos de sus poemas:

¡Chopos del camino blanco, álamos de la ribera,
espuma de la montaña
ante la azul lejanía,
sol del día !
¡Hermosa tierra de España ! (A. Machado)

 

 

 

 

El camino desnudo...

El camino desnudo…

Estoy hablando de árboles humildes y de pájaros. Y mientras veía a éstos últimos revolotear desconcertados buscando su casa, no podía dejar de pensar en todos esos niños que han tenido que salir de sus casas por esta maldita crisis. ¡No importa –deben pensar los políticos y los banqueros- no importa, son gente humilde! Humildes como los chopos, a los que no hay que proteger. ¿A quién importa esa gente? eso deben pensar…

Ellos tienen sus casas, sus sueldazos, sus dietas, sus sobres. Si un niño tiene que salir de su hogar, con su osito de trapo y mientras deja su casa, volver la vista y decir a su madre: “mamá, esta noche dónde vamos a dormir?, no importa, es gente humilde como esa hilera de frailes

Y yo me pregunto, ¿por qué no desahuciar el Parlamento, la Moncloa, la Zarzuela? ¿Por qué no desahuciar ese bar subvencionado del Congreso, esos coches oficiales, esos viajes, esos asesores que no asesoran nada, pero que se forran? ¿Por qué no desahuciar a tantos directivos bancarios, especie protegida por este Gobierno? “No comparemos (piensan ellos) no pretendáis competir la gente humilde con nosotros”. Ya… como los chopos no pueden competir con los cedros.

PUES YA ES HORA DE CAMBIAR

Pero sé que cuando mire ese espacio vacío, pensaré que la vida está hecha de ausencias, es algo inevitable…

” Estos chopos del río, que acompañan
con el sonido de sus hojas secas
el son del agua cuando el viento sopla,
tienen en sus cortezas
grabadas iniciales que son nombres
de enamorados, cifras que son fechas”. (A. Machado)

Read Full Post »

LLUEVE…

lluvia mar

LLUEVE

.

El viento y la lluvia cantan hoy

una triste melodía que pareciera escrita

en el pentagrama de los cables de la luz.

Uuuuu…, escucho el viento

y dejo que la lluvia resbale por mi cara.

La lluvia produce en mí un efecto contradictorio,

todo depende de mi estado de ánimo.

Si estoy triste, me entristece aún más,

hace que la soledad se adueñe de mí.

Los problemas se me hacen insuperables,

se anegan mis ojos,

unas veces de impotencia,  otras de dolor,

y las ausencias se hacen más duras,

todo se me hace cuesta arriba.

.

helecho

Si estoy contenta, la lluvia me gusta…

El sonido monótono de las gotas de agua en la ventana,

me relaja,

me sumerge en un estado onírico e irreal.

Mis pensamientos se convierten en sueños,

desaparece todo lo cotidiano por unos instantes,

y me sumo en un mundo soñado.

La imaginación vuela

creando mundos, fantasías,

lo irreal se vuelve real,

lo imposible se hace posible…

.

Y HOY LLUEVE…

.

arco iris

Y he tenido

mi momento triste,

cuando toda esperanza queda en el olvido,

cuando desearía acabar de una vez,

y he tenido mi momento alegre,

al contemplar unos grandes ojos negros

y una nariz pegada a la ventana,

con la curiosidad con que sólo los niños saben mirar,

eso me ha hecho reir

 y me he dicho, serénate…

.

Y ahora, cuando sigue el sonido tintineante

en el cristal,

¡paradojas de la vida!

me siento triste y alegre a la vez,

triste por las cosas que quisiera tener,

y no tengo,

alegre por esas otras que tengo,

y que igual no merezco tener…

.

Y mientras, tras la ventana,

… SIGUE LLOVIENDO.

(Estrella)

 

 

Read Full Post »