Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘verano’

polonia2 177

Andaba yo pensando que, como todos los años, el verano por aquí nos da una de cal y otra de arena. Podemos bajar de los 30º a los 10º en un suspiro…

Y, mira por donde, ayer me desayuné leyendo un estudio del Centro de Meteorología sobre las temperaturas en las noches de verano de las capitales de nuestro país.

Burgos es en la que son más “llevaderas” esas temperaturas, una media de los últimos años de 11,6º. Yo más bien diría que llevaderas para avanzado el otoño…

No estaría mal que las autoridades burgalesas pensaran en promocionar el turismo de edredón. Así como ya hay turismo de playa, de montaña, rural, de aguas termales, de deportes de aventura, ¿por qué no ese turismo de edredón que propongo?

Porque tiene su puntito dormir envueltos en el edredón en pleno julio o  agosto, buscando el calor del compañero/compañera, en vez de huir de él como del diablo.mail

Pero eso sí, no se os olvide traer la chaqueta y los pantalones largos, para poder pasear “a la fresca” en las noches burgalesas.

Ya estoy viendo el slogan… “¿no duerme usted por la noche? ¿se levanta cansado, con los ojos como botijos, sin ganas de nada? Fuera miedo a las noches de verano, venga a Burgos, y podrá comprobar por usted mismo el lujo de dormir envuelto en un cálido edredón”.

En la última madrugada del 24 al 25 de julio, la temperatura ha sido de 10º, ideal para dormir al lado de la chimenea encendida y bien arrebujadita en el edredón.

 

Anuncios

Read Full Post »

Back Camera

Cada mañana, cuando me levanto,
miro al frente y los veo,
parecen una hilera de frailes camino del coro…
eso dice una persona muy querida para mí.

Back Camera

Ahí están, día tras día, año tras año,
elevados hacia el cielo, levemente inclinados
tras el zarandeo de años de viento.
Voy sintiendo en ellos el paso del tiempo,
y hoy, siguen ahí,
sin darse cuenta que el año toca a su fin.

sierra 005-1
Les veo desnudos y tristes,
las ramas dibujadas en el cielo
como las venas pronunciadas en las manos de un abuelo.
Los pájaros se posan, pero no se detienen,
siguen el vuelo buscando lugares más acogedores.
.
23-10-19 005
Y recuerdo, cuando los días se van alargando,
cómo asoman los primeros brotes,
cómo las ramas van tomando un lindo color verde,
y los pájaros empiezan a volver.
Se iluminan los días, la tierra estalla en color…

Back Camera

Luego llega el verano,
el sol juega a colarse entre las ramas,
los gorriones se persiguen, se cortejan,
hasta los tordos se quedan atrapados en la sombra de sus hojas.

estela 012.
 Y en el otoño, el color verde se transforma,
el suelo se cubre de un manto dorado,
empieza de nuevo a ulular el viento
cuando presiente la lluvia,
sus ramas se desnudan anunciando el invierno,
bandadas de pájaros de paso se detienen,
y tras el descanso siguen camino hacia lugares más cálidos…

nieve 009.
y de nuevo el invierno,
ya desnudos, solitarios, nostálgicos,
hay veces que un manto blanco les cubre
que el sol juega a hacer luces con la nieve,
otras veces, el atardecer juega con sus colores
entre las ramas… como la luna,
como las nubes en los días de tormenta.

020.
Acaba el año y empieza el ciclo otra vez,
los frailes seguirán yendo al coro
y yo espero seguir teniendo sueños,
como os lo deseo a todos desde aquí,

.

¡feliz 2016!

.

NOTA: Éste es un escrito de hace cuatro años, hoy, la hilera de frailes ya no va a ninguna parte, una motosierra asesina se los llevó por delante en un día de primavera, cuando empezaban a retoñar…

Hoy, mi mirada se pierde en el horizonte con la sensación de una pérdida irreparable…
.

Read Full Post »

Back Camera

.Hoy me he despertado temprano, me he asomado a la calle

y como muchos días de este verano, el cielo se muestra gris,

una leve bruma cubre los campos de trigo, ya cosechado, que hay enfrente de mi casa.

El día se presenta vacío, nadie me espera, pienso…

así que vuelta a la cama a soñar un poco.

En mi cabeza bullen los recuerdos como si fueran burbujas en una copa de cava,

recuerdos recientes y recuerdos lejanos,

y sin darme cuenta me he convertido en aquella niña de las trenzas

de mi infancia,

por un momento he vuelto a sentir las mismas sensaciones de entonces.

.

La luz del sol se colaba entre los postigos entreabiertos de la ventana

y me daba en la cara,

abrí los ojos y pestañeé para acostumbrarme a la claridad,

contemplé el haz de luz que se reflejaba en el espejo de la cómoda,

aspiré hondo ese día de verano tan luminoso, tan azul.

El ladrido de un perro y los cencerros de las vacas se oían cercanos,

los pájaros trinaban en la chopera enfrente de la casa,

escuchaba el picoteo de las gallinas en el corral,

mi abuela trajinaba en la cocina…

Me senté en la cama y sonreí feliz, tenía todavía muchos días para disfrutar del verano

antes de volver al internado.

Salté de la cama, me puse las alpargatas, y todavía en pijama, bajé corriendo la escalera.

Las sopas de leche estaban preparadas en la mesa, leche recién ordeñada,

las tomé y me vestí deprisa.

.img011-1

No tenía nada que hacer, las cosas irían saliendo a lo largo del día,

mi primer trabajillo, ir a la fuente a por agua.

Cogí el botijo y me acerqué a casa de mi tía para recoger el suyo

y por el callejón me acerqué a la fuente.

Algunas veces me entretenía cogiendo moras a la vera del camino,

otras tan solo brincando entre los cantos, balanceando los brazos,

un botijo en cada mano,

hasta que, en alguna ocasión, ¡zas! alguno de ellos caía hecho añicos,

cuando eso ocurría, la vuelta a casa se demoraba hasta que no quedaba otro remedio,

a veces avanzada la noche por miedo a la mano suelta de mi abuela.

-“ Echa de comer a las gallinas”- me decía con voz autoritaria

y yo me ponía en medio del corral y las llamaba

“pitas, pitas…” todas se arremolinaban a mi alrededor,

repartía el grano y se olvidaban de mí para picotear como muertas de hambre.

Algunos ratos reía cuentos de hadas o tebeos,

en aquellos tiempos ya nació mi afición a la lectura,

a sumergirme en mundos mágicos y a dejar volar la imaginación.

Cuando ya los había leído los coloreaba, pues, hace ya tantos años,

muchos de ellos eran en blanco y negro.

Areños 022

.

Hacía calor ese día, podíamos ir al río a bañarnos y coger cangrejos,

nos juntamos los pocos niños del pueblo y allá nos fuimos.

Un río de montaña, de aguas cristalinas, de poco caudal pero muy frías,

en el que habíamos puesto piedras en un remanso para bañarnos,

el agua nos cubría poco más de la rodilla,

pero nosotros disfrutábamos mucho chapoteando y tirándonos agua los unos a los otros,

metíamos la mano en las cuevas o levantábamos los guijarros del río

buscando cangrejos,

alguna vez, en las cuevas, topábamos con culebras de agua,

entonces yo, me limitaba a levantar las piedras, hasta que se me pasaba el susto.

Otras veces íbamos a por “ramos” para encender el fuego,

así llamábamos a las ramas secas de las escobas,

una retama que en primavera se llenaba de flores amarillas y que abundaba en las laderas del pueblo.

Llevábamos la merienda, habitualmente pan de hogaza y una onza de chocolate,

y a medio kilómetro de casa, nos parecía estar viviendo una aventura,

cogíamos los ramos, les hacíamos un hatillo con una cuerda que llevábamos

vuelta a casa… y a jugar hasta bien entrada la noche,

cuando, con fondo de tango en la vieja radio de mi abuela, cenaba y a la cama.

Así, entre juegos y pequeños trabajillos, pasaba el verano en plena naturaleza,

todo el día en la calle como un potrillo,lejos quedaba el internado,

mejor no pensar en ello…

. pineda 102

.

¡Ufff, qué hora! a levantarse,

es sábado, día primaveral más que veraniego,

lejos quedaron aquellos días de infancia,

recuerdos de un tiempo tan distinto al actual

cuando parecía tan lejano el futuro,

cuando no existían ni consolas ni play, ni siquiera televisión,

cuando la electricidad se iba un día y otro también

y nos teníamos que alumbrar con velas,

cuando compartíamos “cuarto de baño” con las vacas y las ovejas

cuando las puertas permanecían abiertas para todo el mundo…

Hace tanto tiempo, quizá no fuera un tiempo mejor que éste,

pues carecíamos de muchas cosas,

pero estoy convencida que mi infancia fue mucho más entretenida

que la de muchos niños de hoy… 

.

Pero hoy es hoy y toca ¡DESPERTAR Y ESPABILARSE!

.

ACUÉRDATE

Acuérdate de cuando fuimos niños

los turbios niños

de cuando fuimos vivos

por pura complacencia del destino.

Mudos.

Turbios niños

Callados

cuando fuimos niños

Creciendo silenciosamente educados.

Nunca

fuimos realmente niños

en mitad del dolor amargo

de las guerras.

¿y ahora?

nunca seremos nada

Nunca

es imposible así

con este aire de injusticia

brutal acometida

ante los ojos.

Acuérdate de cuando turbios

niños fuimos despoblados.

Nada como entonces

a pesar de todo.

(J.A. Labordeta)

Read Full Post »

23 de agosto 003.


REFLEXIONES DE UN ÁRBOL DE JÚPITER

 

21 de noviembre 008

– “Ese árbol está muerto… ¡arráncalo!”

Ufff, me temblaron hasta las raíces, cuando lo oí.

– “¡no, míralo!… ya asoman los primeros brotes.”

¡Menos mal, qué respiro!

Era mayo, cuando oí que hablaban de mí,

mis ramas parecían secas, desnudas,

un color pardo que no me favorecía nada…

.

 3-1-1

Pasaron unos días y mi cuerpo empezó a despertar,

mis ramas se iban vistiendo,

de precioso verde me iba cubriendo.

Las miradas de lástima desaparecieron,

ojos admirados bajo el azul del cielo

se posaban en mí…

– “¡mira que bonito se está poniendo!”


1 agosto 003-1

Los pájaros volvían otra vez,

buscaban mis brazos para soñar

en las noche cálidas de verano.

Cantaban entre bosquejos de flores,

se amaban escondidos entre las hojas,

y yo sonreía para mis adentros,

me sentía feliz…


 1-1

Y en agosto me mostré espectacular,

explosión de color que atrapaba miradas,

mostraba al mundo mis lindas flores,

y me sentía henchido de dicha…

mis inquilinos se sentían dichosos

por el adorno floral de su hogar,

regalándome sus sonoros trinos.


23-10-19 009

Y pasó el verano,

la debilidad empezó a hacer presa en mí,

fui perdiendo mis flores,

los gorriones empezaron a alejarse,

empezaba el otoño

y yo preparaba mi cuerpo y mi alma

para el largo invierno…


 3-1 -1

Pero antes de quedarme dormido

iba a gastar mi energía,

en mostrar la belleza de mis hojas

antes de convertirse en tierra.

De un rojo anaranjado me vestí

y dejé que el viento, amoroso,

me fuera desnudando…


02-11-09 005-1

Desaparecieron los pájaros,

mis ramas mostraban sus brazos desnudos,

mis párpados aparecían pesados…

el sopor empezaba a dominarme,

esperaba que la última hoja

volara en pos de su destino,

para quedarme dormido.


 nieve 004 - copia

Y hoy, como todos los inviernos,

un manto blanco me cubre,

ya no se escuchan los alegres trinos,

ya nadie alaba mi belleza.

Me he vuelto casi invisible

¿aún me miráis?,

No estoy muerto… ESTOY DORMIDO.

(Estrella)

Read Full Post »