Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘navidad’

 

cof

Me gustaría felicitaros a todos, uno por uno, pero como el tiempo es el que es… 24 horas al día… lo hago por aquí.

Espero que de alguna manera os lleguen mis deseos de felicidad para estos días y para todos los demás días del año.

Vamos a beber la vida sorbo a sorbo sin desperdiciar ni una gota, la vida es muy corta para no saborearla (a pesar de los pesares…)

ABRAZOS…

.

Anuncios

Read Full Post »

img_2626

Tiempo de hacer balance.

Los meses han ido pasando

con su ritmo sincronizado,

enero, febrero, marzo…

Las rosas volvieron con su color,

las hojas convirtieron en verdor

los esqueletos vivientes del invierno.

Luego vino el estío,

las simientes de primavera

fueron dejando su fruto en la tierra,

el aire caliente cimbreó los trigos

antes de julio…

Luego pasó agosto,

con su aroma de salitre y mar,

con sus luminosas tardes,

empujando a las hojas

a desgajarse de sus tallos.

Así empezó el otoño,

amarillo, ocre, pardo…

la luz de la tarde fue menguando

los álamos empezaron a desnudarse,

sin temor al rocío matutino

fueron despoblándose de hojas,

mientras se alfombraba la tierra.

Las primeras nieves blanquearon la sierra,

el frío viento azotaba el rostro

al caminar,

las llamas de la chimenea

caldearon el ambiente del hogar.

Y de nuevo, como cada año, llegó Navidad,

otra vez…

¿Y yo?

Mejor olvidar, un año perdido,

sin ningún cambio positivo,

sigo siendo el sparring para todos,

enero, febrero, marzo,

abril, mayo, junio…

Para añadirse a mi hija y a mi nieto

en junio volvió mi hijo a casa.

Con sus deudas a cuestas,

como siempre,

intentando recomponer su vida,

como siempre,

acudiendo a la siempre salvadora,

como siempre…

Y es que vuelven a casa sin ser Navidad,

vuelven para quedarse,

de hotel y con todo hecho

sin poner nada a cambio, ni amor.

Yo, burra de carga aguanto, de momento,

pero algún día reventaré,

porque pensar en vivir muchos años así

me hace desear no hacerlo.

Si no fuera por el pequeño Iker…

 .

Cerremos los ojos

y soñemos un año distinto,

donde las emociones se fundan en un abrazo

haciendo que brille el sol

aunque el cielo se vista de tormenta.

.

FELIZ 2017,

.

CADA DÍA, UNA ILUSIÓN…

 

Read Full Post »

bplas

¿Hay alguien por ahí que tenga un calendario de once meses?

¡enviádmelo, por favor!

O mejor… ¿hay algún mago que me haga hibernar al menos 20 días?

Quiero ser una osa durante veinte días, no es mucho pedir,

o que me den un bebedizo y me quede como la bella durmiente

y a partir del 10 de enero que venga el príncipe y me bese…

¡ES URGENTE!oso

ya cada vez queda menos tiempo.

Aguantaría hasta el día de mi cumpleaños,

no es que me guste demasiado cumplir años,

pero estoy segura que me gustaría muchísimo menos,

no cumplirlos,

además, ya tengo asumidos mis años…

.

Y es que, ya me están bombardeando con la Navidad,

que si comidas, que si bebidas, que si dulces, regalos,

que quien va a venir, quien no lo va a hacer,

¿quién, cómo, cuándo, qué…?

¡QUIERO HUIR!

¿dónde está escrito que sea obligatorio celebrarlo?

Y es que odio cordialmente estas fiestas,

solo me saben a ausencias…

nadie entra en mi interior, ¿es tan difícil comprenderme?

no quiero celebrar nada,

quiero estar tranquila y sola, ¡DEJADME!

cava.

Pero otra vez, como cada año,

me disfrazaré,

apretándome aún más el corazón,

sonreiré por fuera y lloraré por dentro,

por las ausencias, las que no tienen remedio y las otras

y todos pensarán,

Estrella ¡qué fortaleza la suya!… ¡JA!

Y compraré, cocinaré, repartiré regalos y sonreiré

y soñaré en que alguien me mire y se dé cuenta.

Pero quizá, mejor no…

que sigan ignorantes,

seré lo que quieren que sea, solo por unos días,

sonreiré y nadie se dará cuenta de que no soy yo,

¡QUE YO NO ESTOY!

 

Feliz Navidad a todos, que seáis felices.

Estos días me veréis menos por aquí, ya sabéis, la parafernalia de la Navidad… ufff, ¡qué ganas tengo que acabe todo!

.

Read Full Post »

navidad

.

Otra vez Navidad, otra vez el estrés, el derroche, el desenfreno… Y mi ánimo por los suelos, una secuencia que, desde hace mucho tiempo, se repite año tras año.

.

En realidad, no sé de donde me viene esa aversión a estas fiestas.

Apenas tengo recuerdos de ellas, cuando era niña.

Mi primer recuerdo borroso me trae a la memoria un turrón de cacahuete, duro como una piedra… tan duro que había que usar el martillo para trocearlo.

Luego, como ratoncillos lo íbamos royendo, más que comiendo…

.

Además, en aquellos tiempos los inviernos eran muy crudos y la nieve apenas se iba de aquel pequeño pueblo de montaña, mi pueblo. La mitad del invierno nos lo pasábamos incomunicados.

Así que supongo que había que apañarse con lo que había en casa…

Y en casa de mi abuela pocas cosas había, cuatro gallinas, algunas ovejas, un par de vacas, un cerdo que se iba engordando a lo largo del año, huevos, patatas y poco más. Éramos afortunados, no recuerdo haber pasado hambre, aunque sí falta de muchas cosas.


GATO

Para esas fiestas se mataba a uno de los pollos… prefiero no acordarme de cómo se le mataba al pobrecillo, cómo se iba desangrando poco a poco hasta morir. Pollo casero guisado y como era invierno, sopa hecha con la sangre y los menudillos del pollo.

El otro día del año que se mataba un pollo era el día de la fiesta del pueblo, 29 de septiembre, día de san Miguel. Ese día en vez de sopa se hacía una paella, un poco pobre, pero ¡qué buena nos sabía!

.

Con huevos, leche y harina, que nunca faltaban, se podían hacer postres muy ricos, especialmente brazo de gitano y flan, que era lo que más me gustaba a mí.

Y es que cuando ya nos dolían los dientes de roer el turrón de cacahuete, no estaba mal comer algo blandito.

Más adelante, estando ya en el internado, iba a pasar la Navidad a casa de unos tíos, y allí nos juntábamos unos cuantos chiquillos. Al haber niños ya se vivía un poco de espíritu de Navidad, había peladillas, polvorones, mi tía hacía un brazo de gitano relleno de crema riquísimo y los niños lo disfrutábamos.

.

CAVA

También recuerdo la primera naranja que comí, fue un regalo de Reyes,

y hubo otros, no demasiados, en casa no abundaba el dinero.

Recuerdo cuando mi prima y yo, que estaba convaleciente de mi primera operación en la pierna y ya, con “la mosca detrás de la oreja”, como sabuesos fuimos olfateando hasta descubrir la “pieza” debajo de la cama.

La tal pieza era un “armario de luna” para los vestidos de las muñecas, de madera con un espejo en medio de las dos puertas. Uno para las dos, por supuesto.

Por ese año, todavía guardamos el secreto.

.

Lo que no recuerdo es haber escrito nunca una carta de Reyes, supongo que me traían cosas que necesitaba, ropa, algún cuento y recortables… era lo más barato.

No recuerdo reuniones familiares, ni comilonas, ni canciones, ni demasiada celebración y desde luego, no recuerdo haber tenido nunca un sentimiento vivo de Navidad.

.

bolas

Luego, tras mi boda, ya me vienen recuerdos de celebración de las fiestas.

Los primeros años, cuando mis hijos eran pequeños las llevé más o menos bien,

nos reuníamos (mi familia siempre estuvo ausente, hasta hace unos pocos años cuando mi madre empezó a incorporarse a las fiestas) montábamos el belén, el árbol, poníamos adornos y hasta cantábamos villancicos.

Luego fueron cambiando las cosas, los niños se fueron haciendo mayores.

Las celebraciones se centraron en mi casa, yo pensaba, compraba, cocinaba, recibía y acababa un poco harta…

.

De poco años acá, los chicos fueron emparejándose, las familias se fueron haciendo más grandes, empezaron a desperdigarse y todo empezó a cambiar, llegaron las ausencias,

las temporales y las definitivas, llegó la desesperanza, la soledad, la añoranza…

.

burgosluces

Durante unos pocos años apenas las he celebrado y lo poco que lo he hecho ha sido por mis hijos y por mi madre.

A mí me gustaría dormir y no despertar hasta después de Reyes.

.

Pero ahora, de nuevo con un pequeño en casa, hay que sonreir de nuevo, poner adornos, encender las luces, y es que, aunque no creo en toda esta parafernalia de la navidad, el ambiente me arrastra como a una gran parte de la gente y me gusta ver el brillo en los ojos de Iker.

Mi deseo personal sería escapar y desaparecer hasta mediados de enero. Y eso sin entrar a debatir en lo que se han convertido estas celebraciones, en un consumismo desaforado y en una fiesta para el comercio, solo eso. Pero eso daría para muchas más palabras…

El ver en octubre ya, el anuncio de la Navidad por todos los lados, hace que se me atragante todavía más.

.

Pero, atengámonos a la fórmula de cortesía, así que os deseo a todos felices fiestas, pero como os lo deseo hoy, mañana, dentro de un mes, dentro de seis meses y ¡SIEMPRE!

 

Read Full Post »