Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘felicidad’

Burgos navideño

“Las palabras se las lleva el viento»,

eso pensaron hace unos miles de años

cuando un guirigay de palabras,

suspendidas en el aire,

no eran capaces de ordenarse

para narrar una historia.

Unas se habían caído,

otras habían desaparecido tras las nubes,

alguna perezosa se había quedado rezagada…

Pensaron que había que buscar algo

para fijar las palabras.

Primero fueron conceptos en dibujos:

animales, manos, hombres,

pero aún así, las palabras seguían bailando

sin orden y sin un ritmo definido.

Años más tarde los dibujos cambiaron a signos,

a este le vamos a llamar aaaaaaaaaa

a este otro eme,

¡mira! M A M A… mamá

y se inventaron las letras.

Después de las letras, la poesía,

porque hasta el más primitivo de los hombres

tiene un corazón con ansia de amar.

.

También yo voy a jugar a juntar letras y formar palabras. En estas fechas las mejores son FELICES FIESTAS, felicidad que os deseo además para todos los días del año.

Y ¡por qué no! CONTENCIÓN y SOLIDARIDAD. Seguro que podremos privarnos de algo pensando en los que nada tienen…

(Estrella)

Read Full Post »

CAÍDA

otoño entre nubes 001-002

El cartel decía «SUBIDA AL CIELO»

y lo creí,

me lancé a la aventura de alcanzarlo,

casi lo alcancé, llegué a tocarlo con los dedos…

descendí

y en los infiernos sigo.

(Estrella)

.

Read Full Post »

IMG_2407

La poesía surge del alma como el agua de un manantial,

no se sabe de dónde viene ni cómo se ha formado,

solo que está ahí, un agua cristalina y fresca que,

haciendo cuenco con las manos, bebemos

y no solo mitiga la sed sino que refresca por dentro

dejando una sensación de bienestar infinita.

Como ese agua, la poesía surge libre, sin ataduras,

solaz de quien la lee y felicidad de quien la escribe.

El manantial se puede encauzar,

se ponen unas tejas alineadas y el agua va por allí,

es el mismo agua pero ya va sujeto a un cauce,

ha perdido su libertad y su bravura.

Así, la poesía también se puede encauzar,

se buscan palabras que la lleven por un cauce definido,

se miden, se recolocan, se cuentan,

siguen teniendo el mismo sentimiento

pero quizá nos lleguen con menos fuerza y claridad.

(Estrella)

.

Read Full Post »

otoño 011 .

¿Os acordáis de esa niña que se perdió en un mes de octubre,

de hace un montón de años?

era otoño, como ahora.

.

Aquella tarde, una pesada puerta de madera,

con herrajes de metal, se cerró tras de mí.

El cambio de vida fue radical tras la llegada al internado.

De vivir en el campo, todo el día en la calle, trasteando,

jugando con los chicos, entre animales y naturaleza,

pasé a vivir en una especie de caserón, rodeado de un alto muro,

viendo, apenas, un trocito de azul del cielo.

Durante los primeros días, no eché a faltar nada…

la emoción de lo desconocido me tenía ocupada la mente, supongo.

Por las noches, después de acostanos oía llorar a mis compañeras,

pero yo no recuerdo haber llorado nunca en la cama,

creo que sólo lo hice un año por mi cumpleaños,

aquel año que no recibí carta de mi madre… 

. puerta

La vida en el colegio era monótona y disciplinada.

A las 7 nos levantábamos para ir a misa,

y luego, entre las 8,30 de la mañana

y las 9 de la noche, que nos íbamos a la cama,

se desarrollaba el resto del día.

Clases, horas de estudio y rosario.

A mediodía, a las internas, después de comer,

nos llevaban de paseo por las afueras del pueblo,

en dirección al muro del pantano

hasta el “convento caído”,

un monasterio derruído, hoy ya restaurado.

¿Imagináis? todas en fila india por la orilla de la carretera,

con una monja abriendo el cortejo y otra cerrándolo.

A las ocho la cena,

luego un ratito de patio y a las nueve ya estábamos en la cama…

Se imponía el silencio y una monja hacía guardia

hasta que no se oía nada. Chissss… ¡a callar!

Y para no perdernos de vista,

tenía su cuarto en un rincón del dormitorio.

.

Yo empezaba a echar de menos la libertad del campo,

pero siempre he sido fuerte y pensé que aquello era lo que tenía

y había que apechugar con ello. pantano

Era una niña simpática, despierta, amistosa

y me granjeé la estima de las monjas y de mis compañeras.

Buena estudiante, destacaba, siempre de las primeras de la clase.

Pero era algo a lo que no daba importancia, no era nada empollona,

pero aprendía con facilidad.

.

Esos primeros años fueron todos iguales,

me pasaba el trimestre sin salir del colegio,

con escasas visitas, o ninguna…

En vacaciones de Navidad y Semana Santa

me repartían entre mi abuela y mis tíos y en verano iba al pueblo,

¡lo que disfrutaba yo en aquellos veranos!

Entonces volvía a ser la niña de siempre,

la de las correrías por el campo, la de las risas,

intentaba atrapar el paisaje en mis ojos,

recorría los montes, la dehesa, la cueva del moro…

Volvía a ser yo, me llenaba de los sonidos del campo,

de los aromas, de los colores, 

¡otra vez, el potrillo galopando…!

A primera vista, no parecía que estuviera haciendo demasiado efecto

el paso por el colegio para convertirme en una señorita,

pero aún era pronto,

yo aún era un crisálida que un día se convertiría en mariposa.

.

medalla

La beca que me habían concedido,

apenas llegaba para pagar un trimestre del internado,

y mi madre se hacía cargo de todos mis gastos.

En estos siete años recibí una sola vez la visita de mi padre,

recuerdo que me llevó a comer a un restaurante,

me paseó en su coche hasta un pueblo cercano,

me compró una medalla y una cadena de oro,

que conservé hasta que un día,

cuando mis hijos eran pequeños,

vendí todas las cositas de oro que tenía,

que no eran muchas, para llegar a fin de mes…

(pero esa es otra historia)

Durante un tiempo nos carteamos,

hasta que en una carta se despachó a gusto contra mi madre.

Yo, aunque niña todavía, tenía convicciones firmes

y allí se acabó la correspondencia.

.

Creo que no fui muy feliz, pero ya en aquellos tiempos,

sin saber aún lo que significaba,

mantenía una actitud estoica ante la vida,

las cosas eran así, y había que aceptarlas de la mejor manera posible.

Y fueron pasando cosas,

los tiempos también cambiaron,

y en el internado algo empezó a cambiar también.

lapices

Y mientras… 

yo me iba alejando por momentos de la niña de las trenzas,

aquella niña que se perdió un día de octubre,

entre los pasillos solitarios de un caserón oscuro…

¡el internado!.

 

Read Full Post »

 

cof

Me gustaría felicitaros a todos, uno por uno, pero como el tiempo es el que es… 24 horas al día… lo hago por aquí.

Espero que de alguna manera os lleguen mis deseos de felicidad para estos días y para todos los demás días del año.

Vamos a beber la vida sorbo a sorbo sin desperdiciar ni una gota, la vida es muy corta para no saborearla (a pesar de los pesares…)

ABRAZOS…

.

Read Full Post »

VAIVÉN

cerdeña 599-001

La vida es como un vaivén,

tengo mis pequeños cielos,

instantes de felicidad, de alegría,

a veces, un abrazo cuando lo necesito,

una tierna sonrisa

cuando la vida se hace cuesta arriba,

una palabra de aliento,

un paisaje sin maquillar…

Instantes breves pero intensos,

felicidad efímera.

.

Y tengo mi infierno de cada día,

la angustia me oprime por dentro

siento que no puedo  más,

pero sí puedo,

me doy cuenta que nunca acabo de tocar fondo

e intento remontar,

me arrastro buscando aire

que renueve mis pulmones,

respiro…

por fin respiro hasta la siguiente caída.

(Estrella)

 

Read Full Post »

CAUTIVO

amor cautivo

Amor cautivo tras barrotes de oro,

ahogándose en un remolino de razón,

oprimido por la indecisión,

preso de una sociedad ajena

que, aunque él no lo perciba,

se desentiende de él.

.

Amor atado a la rutina,

rehén de las viejas costumbres,

enquistado en un mundo ficticio,

dejando volar la pasión

enredada en sueños de medianoche,

languideciendo.

.

La vida es breve,

la felicidad efímera y caprichosa,

el tiempo se enreda en las nubes

deteniéndose,

dando alas al sentimiento

para buscar la libertad…

(Estrella)

 

Read Full Post »

cajita

.

Dormía cuando oí un aldabonazo en la puerta,

.

TOC, TOC, TOC…

me levanté apresurada, descalza y en camisón bajé deprisa las escaleras y abrí la puerta.

En ese momento el reloj del salón empezó a sonar,

una, dos, tres… doce campanadas.

MEDIANOCHE.

La luna brillaba en lo alto.

.

Ante la puerta abierta miré a un lado y a otro, no vi a nadie.

Había empezado a cerrar cuando me di cuenta de que algo brillaba en el suelo,

me agaché a recogerlo.

Era un paquetito con un lazo rojo.

.

Lo puse en la mesa y lo miré intentando adivinar quién podía haberlo enviado.

No tenía tarjeta ni ninguna señal que lo identificase y yo cada vez estaba más perpleja…

Abrí la caja, estaba llena de letras de colores, que, al abrirla, parecieron cobrar vida y empezaron a flotar en el aire alrededor de mí, parecía una sopa de letras en tres dimensiones…

letras

Como si una mano invisible hubiera comenzado a resolver aquella sopa de letras, éstas empezaron a alinearse y cobraron sentido.

.

Por un lado vi la palabra PAZ y pensé en Siria, Irak. Afganistán, Pakistán, Sudán, Ucrania, Palestina y tantos otros y me propuse enviársela, por si la habían olvidado.

.

SOLIDARIDAD flotaba encima de mi cabeza e imaginé Siria (tantos niños…) Malasia, Sierra Leona, Somalia, Bangladesh… Vi ríos desbordados, huracanes, terremotos… vi niños en las calles y en los vertederos, vi niñas vendiendo su cuerpo, vi ancianos solos… Pensé que necesitaría un montón de vidas para llevarla a tantos sitios.

.

Más alta subía la palabra EQUIDAD y pensé en tantas mujeres maltratadas y muertas, tanta hambre, tanta desigualdad… Imaginé mendigos y banqueros juntos y soñé que a los «mercados» les crecía un alma entre los índices…

.

JUSTICIA se abría paso entre todas las letras y soñé que la balanza ya iba a estar siempre equilibrada. Que ni el poder, ni las ideas, ni el dinero iban a poder con ella. La mandaría urgente a los Juzgados…

.

EDUCACIÓN y SANIDAD se pusieron a la par demandando atención. Aparecían delgadas, ojerosas, como a punto de pasar a la UVI, consecuencia de más y más recortes. Vi niños con problemas sin atención, vi los comedores vacíos, vi las aulas universitarias mermadas por la falta de recursos… Vi los ancianos dependientes, los enfermos crónicos, los sin papeles…

.

PARO, DESAHUCIOS, CORRUPCIÓN, MISERIA… palabras que fueron adueñándose del espacio demandando justicia, solidaridad, generosidad.

.

Pero había una que, para el nuevo año, había saltado por encima de todas, ILUSIONES, y deseé compartirla con todo el mundo. La copiaré miles de veces y la esparciré por el aire, pensé, para que a nadie le falten…

.

Y AMISTAD, ALEGRÍA y CORDIALIDAD formaron en lo alto del techo un ramo como tres rosas, a las que se unieron ABRAZOS, EMPATÍA, SIMPATÍA, ¡qué bello ramo habían formado para regalar y para compartir!

.

Y como un sol de fuego saltó el AMOR entre todas las letras y tras él se fueron los BESOS, la TERNURA, la PASIÓN y ante el peligro de que el fuego se extendiera a todas las palabras, apareció la CORDURA y la SERENIDAD

.

caja escrita.

Y de aquel baile de letras siguieron surgiendo palabras… TRABAJO, SALUD, GENEROSIDAD y tantas otras que puestas a trabajar, cada una en lo suyo, seguramente nos darían FELICIDAD

.

Y cuando creí que ya la caja había quedado vacía, empezaron a asomar unas letras rezagadas que se fueron ordenando frente a mí, hasta que pude leer: .

.

FELIZ 2015

.

.

Entonces me dí cuenta que era el día 1 DE ENERO y alguien me había dejado todo aquello que deseaba que pasara en el nuevo año…

.

ANOCHE TUVE UN SUEÑO… PERO LOS SUEÑOS, A VECES, TAMBIÉN SE HACEN REALIDAD.

.

FELICIDAD PARA TODOS

.

Read Full Post »