Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘amor’

YA NO QUIERO

cuanto-tiempo-tarda-en-sanar-corazon-roto-2

Ya no quiero que me escribas

ni que me digas te quiero.

Ya no quiero más tus besos

ni que me recites versos.

Ya no quiero tu ternura

que me lleva a la locura,

ni quiero que me visites

en sueños de medianoche.

Ya no quiero ser tu aurora

ni tu atardecer siquiera.

Ya no quiero despertar

de madrugada, buscándote,

y al no encontrarte, llorar

y maldecir no tenerte…

Te ofrecí un gran amor

pero no fue suficiente,

por eso, tras la derrota,

me rindo ya para siempre.

.

Tú pediste ser mi amigo

yo no quise ser tu amiga,

solo quise ser la estrella

que iluminase tu norte.

Ahora tu tiempo ha pasado

y seré lo que tú quieres,

seré una amiga cualquiera

que te pregunte por todo

o no te pregunte nada.

Ya sólo quiero saber

si en la salud te va bien,

si ya eres casi feliz. 

…Y si te acuerdas de mí,

prefiero no preguntarte

porque si dices que sí

corro el peligro después

de decir que yo también

y volver a las andadas…

(Estrella)

.

Read Full Post »

NOCHE

IMG_3146

.

La noche rompe la realidad del vivir diario,

se despiertan los sueños

y vagan por el cuarto, llamándome,

ofreciéndome que los siga

a donde quiera que sea ese mundo mágico

en el que, prendida del recuerdo de unos besos,

sueño verte para, a la mañana siguiente,

encontrar la fuerza para vivir sin ti.

(Estrella)

.

Read Full Post »

MAGIA

magia

En el día mundial de la Poesía, quiero enseñaros el primer poema que escribí en mi nueva época, cuando, después de muchos años, volví a coger la pluma y el papel.

Eran mis primeros escarceos con la poesía y aún sigo practicando…

MAGIA
 
 

Estaba muerta y él llamó a mi puerta,

la encontró abierta y la traspasó,

y un círculo mágico envolvió a los dos,

mas al llegar el alba

¡ay! me abandonó.

.

Y llegó la noche, y otra vez llamó,

otra vez mi puerta se la encontró abierta,

el círculo mágico se desvaneció

y al llegar el alba.

otra vez huyó.

.

Ya no estaba muerta,

como cada noche, la magia volvió,

le cerré una puerta pero otra se abrió,

y en la madrugada

otra vez voló.

.

Y esta vez la magia

que envolvió a los dos

se tiñó de rojo, de rojo pasión,

y esperando al alba,

esta vez no huyó.

.

Se quedó en la casa.

el círculo mágico su puerta cerró,

le trabó en mis brazos,

le envolvió en mi amor,

la magia volvió…

(Estrella)

.

 

Read Full Post »

bisabuela

Que sirvan estas líneas que escribo de homenaje a una mujer a la que he aprendido a valorar con los años: mi abuela, lo más parecido a una madre que tuve (en la foto, con mi bisabuela, allá por el año 1909, hace más de un siglo) Os habréis dado cuenta los que me seguís, ella aparece siempre en mis recuerdos de infancia.

Recuerdo que cuando era niña y nos mandaba al pueblo vecino a comprar miel a casa del “tío Baldomero” le decíamos:

– Mami (era el nombre que la dábamos sus nietos), cuéntanos lo que os hizo el tío Baldomero después de la guerra.

Y ella nos contaba, sin ningún atisbo de rencor, cómo, una vez terminada la guerra civil, con mi abuelo preso en la cárcel de Santoña, a ella y a sus tres hijas, la mayor de siete años, el “tío Baldomero” les rapó el pelo al cero, para escarnio ante todos por roja. Y no una, sino varias veces. Y ahora, nosotras íbamos a comprarle la miel, como si nunca hubiera pasado nada.

(más…)

Read Full Post »

CLAMOR

oyambre-158

Te besaba

y en cada beso clamaba

cuanto te amaba,

hasta el día en que tu boca

se cansó de escuchar

el clamor de mi amor.

(Estrella)

.

Read Full Post »

EL DIABLO EN EL CUERPO

Para “Álamos de viento”, para que no se vuelva loca buscando este post que le comenté. Y también para todos los demás que no lo hayan leído…

Te

Me miró con los ojos entornados, sonreí.
-¿qué quieres tomar?– me dijo
-“el diablo en el cuerpo”– contesté yo con sonrisa pícara.
-¿mássssssssssss?

Y recordé nuestro encuentro de aquella tarde,
recordé unos ojos que brillaban con chispitas de ilusión,
luego dos bocas ansiosas buscándose,
recordé unas ropas amontonadas sin orden en el suelo
y cuatro manos haciendo surcos ardientes sobre la piel.
Recordé el agua que recorría nuestro cuerpo
y la suavidad de la toalla que nos envolvió después,
recordé la pasión, el cielo, la nube,
el fuego, el aroma, el río, el volcán,
no sé si fuimos diablos o ángeles,
pero sí fuimos un río de lava ardiente…

-quizá pida un “bella durmiente”- dije
-¡qué peligro tienes!– ahora fue él quien sonrió

Se quedó mirándome
y sé que recordó los mismos momentos que yo,
recordó la pasión y el éxtasis,
las palabras, los suspiros,
la humedad que pegaba nuestros cuerpos,
recordó mis ojos cerrados bajo su boca
cuando relajada reposaba en su pecho
y recordó cuando dijo… “duerme niña”,
mientras pensaba que yo dormía.

-¿Y si tomamos uno de “frutos exóticos”?– me dijo él
-no estaría mal, pero…

Y ahora sí, nos reímos los dos,tes
le di un beso furtivo y recordé de nuevo…
Abrí los ojos y parecía dormido,
entonces en mis dedos fuí grabando su piel,
como si cada uno de ellos fuera el visor de una cámara,

fui sintiendo su tacto, su calor.
El juego seguía…
dejé caer una gota de cava en el centro de su pecho, lo bebí,
entonces él abrió los ojos
y me abrazó fuerte,
-“toma, bebe”– le dije, y le dí de beber,
-“come”– y el chocolate negro se fundió en nuestra boca.
Besos, chocolate y sonrisas…

-Creo que ya lo he decidido, tomaré un “cantos del crepúsculo”– y ya no podía contener la risa
-Estás un poco loca– me dijo al oído
-Sí… locura de amor

Y él recordó nuestros besos,
cuando un rato antes, tras la ventana,
contemplamos el anaranjado crepúsculo,
recordó la emoción que recorrió su cuerpo,
y el temblor del mío cuando nos tomamos,
recordó la pasión, recordó la ternura,
se miró en mis ojos
y mis ojos brillaron de amor.

-Yo voy a tomar “el diablo en el cuerpo”– ya, a carcajada limpia
-lo sabía, es el que mejor te va, pequeño diablillo– sus ojos reían

La camarera, al lado de la mesa, no entendía nuestro juego:
-¿ya se han decidido?– preguntó.
-Sí, sírvanos unos tés “el diablo en el cuerpo”

Entonces, me cogió las manos y sin palabras,
con la mirada nos dijimos : te quiero.
  Ynos reímos, felices, pensando en ese diablo en el cuerpo,

¿o era un ángel lo que nos había poseído…?

(Estrella)

Read Full Post »

moonlit-shadow-night-trees

En las yemas de mis dedos

llevo el mapa de tu cuerpo impreso

y en mis noches solitarias,

en la penumbra de mi cuarto,

entre los arabescos que hacen las sombras

al jugar la luz de la farola con la blanca cortina,

voy dibujando en el aire ese cuerpo amado,

remarcando cada sinuosidad,

cada arruga, cada pliegue,

todo en su lugar exacto,

como si de una foto se tratara.

 

Así te amo,

reviviéndote cada noche en las sombras de mi cuarto

mientras respiro tu piel

y mis manos, lentamente,

pintan cada rincón de ese mapa

dejando en él un reguero de vivo fuego…

y cuando tu estremecimiento baila

al compás del mío,

sólo suplico a las sombras que no se vayan todavía,

que el amanecer espere…

(Estrella)

Read Full Post »

Older Posts »