Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘vivencias’ Category

cof

El miércoles pasado, antes de la ola de nieve y frío estuve en mi pueblo por cuestiones administrativas. Por allí todavía había nieve de días antes, aunque ahora creo que están a rebosar… Mi pueblo está en la Montaña Palentina, la gran desconocida. En San Salvador de Cantamuda, ayuntamiento a dónde pertenece mi pueblo, hay una iglesia que es una pequeña joya del románico, como podéis ver en la foto.

Ya que estaba allí me acerqué al puerto de Piedrasluengas que está a una decena de kilómetros. El día era claro y luminoso, hacía un sol espléndido y el cielo lucía un azul resplandeciente. Siempre que voy por allí, subo al puerto, es un lugar maravilloso y se respira paz.

dig

El mirador estaba desierto, había un coche aparcado en la carretera pero no había nadie dentro, imagino que estarían disfrutando de alguna ruta por la montaña. La vista espectacular, en el fondo el valle cubierto con su manto verde, un poco más parduzco ahora en invierno, y a lo lejos los Picos de Europa, con su manto blanco de nieve. Algunas veces de las que he ido apenas se dejaban ver envueltos en niebla, pero el otro día se mostraban con toda nitidez.

cof

A mi espalda Peña Labra, con su forma tan original, coronada de rocas en la cima que parecen puestas a propósito para proteger el interior. Creo que la subida no es difícil, aunque nunca subí, pero una vez arriba, la corona rocosa que la rodea sirve de muralla y hay que buscar una zona determinada para poder llegar a lo alto de la cima. Recuerdo oír de niña, que los amaneceres desde lo alto de la peña son espectaculares, con el valle en un mar de niebla y en el horizonte se ve el mar. Me temo que moriré sin comprobar si es verdad.

cof

Siempre siento algo especial cuando estoy allí, pero esta vez, ese sentimiento pareció elevado a la máxima potencia. La música del silencio solo se veía interrumpida por algún acorde de los pájaros y el suave silbido del viento, sentí tal paz que me apoyé en uno de los travesaños de madera del mirador y estuve durante minutos con la mente en blanco, solo integrándome en el paisaje, sintiéndome parte integrante de él. Esta vez, con algo de nieve todavía en las praderas, ni siquiera estaban las vacas pastando como otras veces, ni pasó un solo coche en la carretera cercana, que desde allí, casi a tumba abierta, baja hasta Potes. Solo el silencio y la paz, bendita paz.

sdr

Estaba sola y a diferencia de otras veces, no eché de menos la compañía de nadie, supongo que terminaré por acostumbrarme a la soledad. Mientras volvía a casa pensé que debo ir más a menudo, tiene la facultad de cauterizarme las heridas que me va infiriendo la vida.

Ya he escrito un par de post dedicados a este puerto, por si no los habéis leído os dejo los enlaces, éste publicado hace poco tiempo y éste otro escrito hace ya bastante tiempo.

Anuncios

Read Full Post »

SUEÑOS ROTOS

rosas.


Este es un escrito de hace unos años, cuando abrí el blog, cuando desesperadamente intentaba encontrarme. Hoy, sigo buscándome…

.


Soñaba múltiples paisajes, otras tierras, otras gentes,

soñaba escribir lo que veía, transmitir lo que sentía.

Soñaba con ser periodista,

una corresponsal por esos mundos de Dios,

soñaba tanto…

y se quedó en sueño.

Creo que desde los diez u once años, lo soñé.

Soñé lugares, personajes, noticias. cam

Pero aquel verano del 71, todo se truncó,

en lucha, el amor por un lado,

y la incomprensión por otro,

hicieron que mi sueño se viera roto, antes de atraparlo.

.

Diecisiete años,

pruebas de acceso a la universidad aprobadas,

mi sueño empezaba a realizarse

y un mundo de ilusión

al alcance de mi mano:

el ingreso en la Escuela de Periodismo de Madrid.

.

Mi vida era un camino con curvas pronunciadas

desde el año anterior,

luchando por no salirme en una de ellas.

Pero aquel verano, el camino se empotró contra un muro

y mis sueños se estrellaron.

Tuve que elegir y no estaba preparada,

estaba enamorada

y pretendían cortar este amor de raíz,

poner kilómetros de por medio,

nada menos que 2.000.

.

Diecisiete años,

y en un momento se esfumó mi sueño,

mi vida, mis amigos, mi familia

dejaron de existir.

Elegí…

elegí el amor,

y escapé, cogí un tren sin billete de vuelta,

abandoné mis sueños en una estación del norte,

y me embarqué en una aventura sin retorno,

tenía diecisiete años

y un sueño hecho añicos,

que cambié por un futuro incierto.

.

No volví a escribir,

me encerré en un mundo mudo de palabras

más de treinta y cinco años.

Solo pensaba, escribía en mi mente,

pintaba otros paisajes y otras gentes

y agonizaba lentamente.

Dejé de soñar,

mi corazón dejó de latir, aunque latiera,

las palabras escritas murieron del todo,

las otras, con el tiempo,

se fueron haciendo cada vez más escasas,

el camino cada vez era más empinado

y me costaba seguirlo,

.

escribir

Y entonces, un día, no hace mucho tiempo,

sentí a las palabras gritar dentro de mí,

las escuché, abrí un blog y escribí, escribí, escribí…

Y me sentí de nuevo viva, sentí un nuevo latido,

la sangre circulaba de nuevo por mis venas,

las palabras volvían a mí,

se agolpaban, se peleaban entre ellas por salir,

y empecé a dejarlas ir.

Y fluyeron, quizá un poco atropelladamente,

al principio sin orden, sin mucho estilo,

pero eran mis palabras tanto tiempo silenciadas,

allí estaban de nuevo,

allí estaba YO.

.

A los diecisiete años dejé de escribir,

y hoy, sobre mis sueños rotos,

escribo de nuevo…

.

Read Full Post »

 

cof

Me gustaría felicitaros a todos, uno por uno, pero como el tiempo es el que es… 24 horas al día… lo hago por aquí.

Espero que de alguna manera os lleguen mis deseos de felicidad para estos días y para todos los demás días del año.

Vamos a beber la vida sorbo a sorbo sin desperdiciar ni una gota, la vida es muy corta para no saborearla (a pesar de los pesares…)

ABRAZOS…

.

Read Full Post »

reloj.
“Decir que el tiempo es río es decir nada,
ni nace ni termina su corriente,
fluye desde horizontes infinitos
y seguirá, sin duda, hasta el olvido,
nacer nadie lo vio, ni le verá acabar,
en él flotamos por confusos trechos,
el tiempo de surgir y sumergirse
es el de nuestra vida, tan pequeña,
tan torpe, tan voraz, tan impaciente
que apenas nace y a morir empieza.”


(Uslar Pietri, fragmento del poema “Día a día”)

 

Anoche, mi mirada huérfana de luna,

se llenó de estrellas.

¿Cuántas lunas han quedado en el camino?

muchas…

Lunas llenas y noches oscuras,

lunas locas, tristes, alegres, románticas, nostálgicas. 

.

.

El tiempo va pasando

y no podemos desperdiciarlo,

no sabemos donde vamos a estar mañana.

¿Os acordáis cuando éramos niños?

la vida era como un tren lento, de aquellos de asientos de madera

¡cómo me gustaba ver el zigzag de las bielas de la máquina,

asomada a la ventanilla, en las curvas del puerto de Pajares!

Luego, en mi primera juventud,

ya fueron los rápidos, los correos…

Recuerdo aquellos viajes sola a Madrid,

siendo aún una niña, en el correo de la noche,

seis o siete horas para hacer poco más de 350 km.

¡Cómo ansiaba ser mayor!

pero nunca fui una chica como las demás,

nunca disfruté de la juventud,

pasé de la infancia a la maternidad,

sin apenas darme cuenta…

.

El tiempo empezaba a acelerarse y vino el TALGO.

Los trenes cada vez iban más rápidos,

como los años,

y yo aún deseaba que lo hicieran más deprisa,

solo quería que el tiempo pasara, nada me ilusionaba.

Y así, en alas del tiempo llegó el AVE, el veloz ave…

El tiempo pasa volando como ese AVE.

Pero también él tiene averías y se detiene,

como se detiene el tiempo.

.El tiempo…

que vuela a veces y otras se estanca,

contradicciones de la vida.

.

Y ahora voy montada en el tren más veloz,

el tiempo se me escapa…

Cuando se tiene una ilusión, un deseo, un amor,

el tiempo no se detiene, sigue y sigue,

todos quisiéramos poder detenerlo ante la felicidad.

Sin embargo, anoche,

bajo un manto de estrellas,

cuando hubiera querido que el tiempo volara

y recuperar el bienestar perdido,

sentí que se había quedado colgado en ellas

quizá esperando un nuevo amanecer.

(Estrella)


Cada día es el día
y cada hora es la única hora de la vida,
todo el ayer se fue en reminiscencia
y el mañana no existe todavía.

 

(Uslar Pietri, fragmento del poema “Día a día”)

.

.

Read Full Post »

polonia2 177

Andaba yo pensando que, como todos los años, el verano por aquí nos da una de cal y otra de arena. Podemos bajar de los 30º a los 10º en un suspiro…

Y, mira por donde, ayer me desayuné leyendo un estudio del Centro de Meteorología sobre las temperaturas en las noches de verano de las capitales de nuestro país.

Burgos es en la que son más “llevaderas” esas temperaturas, una media de los últimos años de 11,6º. Yo más bien diría que llevaderas para avanzado el otoño…

No estaría mal que las autoridades burgalesas pensaran en promocionar el turismo de edredón. Así como ya hay turismo de playa, de montaña, rural, de aguas termales, de deportes de aventura, ¿por qué no ese turismo de edredón que propongo?

Porque tiene su puntito dormir envueltos en el edredón en pleno julio o  agosto, buscando el calor del compañero/compañera, en vez de huir de él como del diablo.mail

Pero eso sí, no se os olvide traer la chaqueta y los pantalones largos, para poder pasear “a la fresca” en las noches burgalesas.

Ya estoy viendo el slogan… “¿no duerme usted por la noche? ¿se levanta cansado, con los ojos como botijos, sin ganas de nada? Fuera miedo a las noches de verano, venga a Burgos, y podrá comprobar por usted mismo el lujo de dormir envuelto en un cálido edredón”.

En la última madrugada del 24 al 25 de julio, la temperatura ha sido de 10º, ideal para dormir al lado de la chimenea encendida y bien arrebujadita en el edredón.

 

Read Full Post »

iglesuela 058

Me quedé mirando el asiento vacío enfrente de mí…

Hace unos pocos años viajé sola unos días de vacaciones a la zona del Maestrazgo de Teruel y la montaña de Castellón.

Me encantó la zona pero la sensación de soledad fue tan fuerte que no he vuelto a hacerlo. Desde entonces, aunque en algún momento viajo sola (cada vez menos), suelo quedar con amigos o familiares y ya no es lo mismo.

Llegué por la tarde a Morella, precioso paraje… Mientras busqué el hotel y di una ojeada al pueblo apenas me dio tiempo de echar algo de menos. Era septiembre, con calor de día y temperatura un poco más fresca por la noche. Al amanecer la niebla formaba un manto blanco que apenas dejaba ver el pueblo.

morella 032-001

 

No os voy a contar cómo es Morella, en las fotos lo véis. Ni de los demás sitios que visité, que fueron muchos y todos una maravilla, hasta me perdí en el monte por fiarme del Tomtom… Aquí se trata de hablar de la soledad de algunas vacaciones.

La primera noche estaba cansada después de conducir cientos de kilómetros y dormí relativamente bien. Pero ya en en desayuno me encontraba extraña, había dos o tres parejas, algunas familias con niños, varios jóvenes que parecía viajaran juntos y yo. Desayuné deprisa y me dispuse a visitar el pueblo.

Ares yTirig 053

¿Qué haces cuando estás sola? Andas, andas, andas… hasta que te duelen los pies porque, aunque te apetecería tomar una cerveza mientras descansas un poco, no lo haces porque no tienes con quien compartirlo.

Llega la hora de comer, pasar las dos, las dos y media, las tres… no puedes demorarlo más o te quedas sin comer. Buscas una mesa en el rincón y te pones de espalda a la gente para que no adviertan tu soledad. Te da lo mismo comer un sabroso solomillo que un trozo de pizza, lo que quieres es hacerlo deprisa y desaparecer. Miras el asiento de entrente, está vacío, todas las palabras, todas las sonrisas que quisieras decicarle, se quedan en el aire.

iglesuela 250-1

Y te dedicas de nuevo a caminar (en coche o andando, depente) Haces fotos, te maravillas con algunas cosas, buscas algún banco a la sombra para descansar un poco y seguir adelante.

Se hace de noche y hay que cenar, a veces entras a un super, compras media barra de pan y un poco de jamón y te refugias en la habitación para no enfrentarte de nuevo a ese hueco vacío del otro lado de la mesa.

Tienes una habitación enorme, con una enorme cama o, más frecuentemente, dos unidas. Y no te apetece ni meterte, a veces te despierta el amanecer sin haber deshecho la cama.

iglesuela 120

Y al día siguiente igual, y al otro, y al otro… visitas sitios diferentes y disfrutas de esos momentos de conocimiento, pero la soledad ya la llevas pegada a la piel como una lapa. Llegas a sentir la necesidad de que todo acabe y volver a casa, también sola, pero en tu ambiente.

Me he acordado de este viaje, porque ahora que estoy de baja laboral por una operación reciente, echo mucho de menos a una persona que me acompañe, que me haga sentir que no estoy sola… Igual que sentí en aquellas vacaciones. La soledad puede ser buena e incluso deseada en ocasiones, pero otras (las más) es opresiva y dolorosa.

iglesuela 328-1

 

 

 

Read Full Post »

Older Posts »