Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘fotografía’ Category

cof

El miércoles pasado, antes de la ola de nieve y frío estuve en mi pueblo por cuestiones administrativas. Por allí todavía había nieve de días antes, aunque ahora creo que están a rebosar… Mi pueblo está en la Montaña Palentina, la gran desconocida. En San Salvador de Cantamuda, ayuntamiento a dónde pertenece mi pueblo, hay una iglesia que es una pequeña joya del románico, como podéis ver en la foto.

Ya que estaba allí me acerqué al puerto de Piedrasluengas que está a una decena de kilómetros. El día era claro y luminoso, hacía un sol espléndido y el cielo lucía un azul resplandeciente. Siempre que voy por allí, subo al puerto, es un lugar maravilloso y se respira paz.

dig

El mirador estaba desierto, había un coche aparcado en la carretera pero no había nadie dentro, imagino que estarían disfrutando de alguna ruta por la montaña. La vista espectacular, en el fondo el valle cubierto con su manto verde, un poco más parduzco ahora en invierno, y a lo lejos los Picos de Europa, con su manto blanco de nieve. Algunas veces de las que he ido apenas se dejaban ver envueltos en niebla, pero el otro día se mostraban con toda nitidez.

cof

A mi espalda Peña Labra, con su forma tan original, coronada de rocas en la cima que parecen puestas a propósito para proteger el interior. Creo que la subida no es difícil, aunque nunca subí, pero una vez arriba, la corona rocosa que la rodea sirve de muralla y hay que buscar una zona determinada para poder llegar a lo alto de la cima. Recuerdo oír de niña, que los amaneceres desde lo alto de la peña son espectaculares, con el valle en un mar de niebla y en el horizonte se ve el mar. Me temo que moriré sin comprobar si es verdad.

cof

Siempre siento algo especial cuando estoy allí, pero esta vez, ese sentimiento pareció elevado a la máxima potencia. La música del silencio solo se veía interrumpida por algún acorde de los pájaros y el suave silbido del viento, sentí tal paz que me apoyé en uno de los travesaños de madera del mirador y estuve durante minutos con la mente en blanco, solo integrándome en el paisaje, sintiéndome parte integrante de él. Esta vez, con algo de nieve todavía en las praderas, ni siquiera estaban las vacas pastando como otras veces, ni pasó un solo coche en la carretera cercana, que desde allí, casi a tumba abierta, baja hasta Potes. Solo el silencio y la paz, bendita paz.

sdr

Estaba sola y a diferencia de otras veces, no eché de menos la compañía de nadie, supongo que terminaré por acostumbrarme a la soledad. Mientras volvía a casa pensé que debo ir más a menudo, tiene la facultad de cauterizarme las heridas que me va infiriendo la vida.

Ya he escrito un par de post dedicados a este puerto, por si no los habéis leído os dejo los enlaces, éste publicado hace poco tiempo y éste otro escrito hace ya bastante tiempo.

Anuncios

Read Full Post »

iglesuela 058

Me quedé mirando el asiento vacío enfrente de mí…

Hace unos pocos años viajé sola unos días de vacaciones a la zona del Maestrazgo de Teruel y la montaña de Castellón.

Me encantó la zona pero la sensación de soledad fue tan fuerte que no he vuelto a hacerlo. Desde entonces, aunque en algún momento viajo sola (cada vez menos), suelo quedar con amigos o familiares y ya no es lo mismo.

Llegué por la tarde a Morella, precioso paraje… Mientras busqué el hotel y di una ojeada al pueblo apenas me dio tiempo de echar algo de menos. Era septiembre, con calor de día y temperatura un poco más fresca por la noche. Al amanecer la niebla formaba un manto blanco que apenas dejaba ver el pueblo.

morella 032-001

 

No os voy a contar cómo es Morella, en las fotos lo véis. Ni de los demás sitios que visité, que fueron muchos y todos una maravilla, hasta me perdí en el monte por fiarme del Tomtom… Aquí se trata de hablar de la soledad de algunas vacaciones.

La primera noche estaba cansada después de conducir cientos de kilómetros y dormí relativamente bien. Pero ya en en desayuno me encontraba extraña, había dos o tres parejas, algunas familias con niños, varios jóvenes que parecía viajaran juntos y yo. Desayuné deprisa y me dispuse a visitar el pueblo.

Ares yTirig 053

¿Qué haces cuando estás sola? Andas, andas, andas… hasta que te duelen los pies porque, aunque te apetecería tomar una cerveza mientras descansas un poco, no lo haces porque no tienes con quien compartirlo.

Llega la hora de comer, pasar las dos, las dos y media, las tres… no puedes demorarlo más o te quedas sin comer. Buscas una mesa en el rincón y te pones de espalda a la gente para que no adviertan tu soledad. Te da lo mismo comer un sabroso solomillo que un trozo de pizza, lo que quieres es hacerlo deprisa y desaparecer. Miras el asiento de entrente, está vacío, todas las palabras, todas las sonrisas que quisieras decicarle, se quedan en el aire.

iglesuela 250-1

Y te dedicas de nuevo a caminar (en coche o andando, depente) Haces fotos, te maravillas con algunas cosas, buscas algún banco a la sombra para descansar un poco y seguir adelante.

Se hace de noche y hay que cenar, a veces entras a un super, compras media barra de pan y un poco de jamón y te refugias en la habitación para no enfrentarte de nuevo a ese hueco vacío del otro lado de la mesa.

Tienes una habitación enorme, con una enorme cama o, más frecuentemente, dos unidas. Y no te apetece ni meterte, a veces te despierta el amanecer sin haber deshecho la cama.

iglesuela 120

Y al día siguiente igual, y al otro, y al otro… visitas sitios diferentes y disfrutas de esos momentos de conocimiento, pero la soledad ya la llevas pegada a la piel como una lapa. Llegas a sentir la necesidad de que todo acabe y volver a casa, también sola, pero en tu ambiente.

Me he acordado de este viaje, porque ahora que estoy de baja laboral por una operación reciente, echo mucho de menos a una persona que me acompañe, que me haga sentir que no estoy sola… Igual que sentí en aquellas vacaciones. La soledad puede ser buena e incluso deseada en ocasiones, pero otras (las más) es opresiva y dolorosa.

iglesuela 328-1

 

 

 

Read Full Post »

CLAMOR

oyambre-158

Te besaba

y en cada beso clamaba

cuanto te amaba,

hasta el día en que tu boca

se cansó de escuchar

el clamor de mi amor.

(Estrella)

.

Read Full Post »

OLVIDO

img_9689

Olvidé olvidarte,

como olvidé abrir el baúl

de mis recuerdos

y dejarlos ir…

(Estrella)

.

Read Full Post »

cerdena-373

La noche nace en soledad,

mis manos buscan

el hueco vacío de tu ausencia

y recuerdos desperdigados

en la bruma de mi consciencia,

para poder dormir.

(Estrella)

.

 

Read Full Post »

.rereeer

muralla1

Había llegado la noche anterior a Alghero (L’Algher, en catalán) la ciudad “catalana” de Cerdeña y me disponía a pasar tres días de turista antes de viajar al otro extremo de la isla para un acontecimiento familiar. Había tenido un primer contacto con la ciudad y lo que había visto me había gustado mucho. Ese color especial del que me habían hablado, no era exageración o al menos, así me lo había parecido. Te escribí…

.

arco .

Cariño mío,

El sol se colaba por las rendijas de la persiana, sin abrir los ojos alargué el brazo buscándote.

No te encontré y sentí una punzada de dolor.

Deseaba tanto hacer este viaje contigo… Pero pensé, “lo verás a través de mis ojos” y me tiré de la cama dispuesta a disfrutar del día.

El sol brillaba con fuerza, el cielo estaba azul, limpio de nubes y la temperatura, alta para estas fechas, invitaba a pasear…

 puerto alghero

.

Soñé que caminábamos de la mano y me acerqué hasta el puerto.

El cielo tenía una luz especial, el agua brillaba y los palos de las velas se reflejaban en él como si fuera un espejo.

Caminé por los embarcaderos del puerto, entre lanchas y veleros y deseé navegar contigo sin rumbo por ese mar tranquilo y transparente, dejándonos ir al capricho de las olas…

muralla2 .

Me fui acercando a la muralla que defiende al casco antiguo de los embates del mar… Todo lo miré para ti con mis ojos, sabía que te hubiera gustado estar allí conmigo.

Recorrí lentamente la muralla, imaginé unos besos tras sus torres y me reí pensándolo…

El mar estaba tranquilo, el sol lucía espectacular y mis ojos siguieron deleitándose para guardar tan bellas imágenes para ti.

. muralla 3 .

Luego me adentré en el pueblo, por una de las estrechas callejuelas que van desde la muralla.

Calles estrechas, empedradas, construcciones medievales de una gran belleza, arcos que enlazan las casas, escudos, placitas acogedoras.

Un paseo mágico, imaginando la vida en aquellos tiempos en que la ciudad fue colonizada por catalanes, allá por el año 1372.

Volví a imaginar tu mano en mi mano y algún beso furtivo por las esquinas… y deseé tenerte enfrente mientras comía una sabrosa lasagna en una terraza al lado de la muralla.

. calleja.

Me sirvieron un capuccino y mientras lo saboreaba, pensaba en otro tiempo, en otro mar donde sí estabas tú, donde no tenía que imaginar ni tus manos ni tus besos y me sumergí en un baño de nostalgia…

Pero la tarde era joven y seguí callejeando entre pizzerías y cafeterías, contemple los escaparates de las joyerías de artesanos del coral, una de las industrias de la zona y de artesanía del mimbre y el bordado, entre otros.

. pueblo .

Luego me fui paseando por el paseo que lleva del puerto a la playa, el sol se estaba poniendo en el horizonte y me senté para ver el espectáculo.

Entonces sí que deseé intensamente que estuvieras conmigo… la vista era espectacular, una luz mágica caía sobre el mar, mientras el sol se iba reflejando en el agua, hasta desaparecer en ella.

La luz anaranjada fue convirtiendo al cielo en la imagen de un fuego cálido… Pensé en ti y me sentí arder por dentro.

. anochecer.

Sentí la emoción del regalo que, tantas veces, nos ofrece la naturaleza, sin saber apreciarlo y me quedé sentada en el muro contemplando el cielo, hasta que el fuego se fue diluyendo en la noche y una sombra oscura fue cubriendo la playa.

Lentamente me levanté y caminé de nuevo hasta la zona antigua de la ciudad. Una luz dorada iluminaba las calles por donde paseaban grupos de turistas, la mayoría de ellos en esta época del año, ya entraditos en años… yo diría que sobre todo eran jubilados alemanes y franceses

. anochecer1

.

Y así, cariño, se fue pasando el día, un día que disfruté para ti también, en el que llené mis ojos de imágenes, para que las contemples cuando te mires en ellos.

Es una ciudad muy bella, acogedora y cálida, con lugares lindos para pasear. Solo deseo que la próxima vez, tú puedas acompañarme. Seguro que lo disfrutaríamos…

Y ahora, hora de descansar para ti y para mí, con besos.

.

 

Alghero, 6 de octubre, 2010

. cerdeña 137

 

Read Full Post »

Ahora que estamos en otoño, para los que no la conocen, publico de nuevo esta entrada de hace unos años…

 

cielo entre nubes

 

Pájaros perdidos de verano vienen a mi ventana,

cantan y se van volando.

y hojas amarillas de otoño, que no saben cantar

aletean y caen en ella , en un suspiro…

(Rabindranath Tagore)

.

 

EXPLOSIÓN DE COLORES… ES OTOÑO…

 


Las hojas secas

son como el testamento

de los castaños.

(Haiku de Benedetti)

 la quinta

Muy lindo está, esta mañana, el Paseo de la Quinta,

zona de encuentro para enamorados

y de retozos para perros con sus amos…


Que la vida sea bella como las flores de la primavera

y bella la muerte como las hojas de otoño

(Rabindranath Tagore)

.

  pinos

Se asoma el sol, tímidamente,

entre las nubes.

El Parque de Fuentes Blancas está precioso,

vestido de otoño,

con su manto de hojas caídas…

 

El otoño es una segunda primavera

En que cada hoja es una flor

(Albert Camus)

 río Arlanzon

La arboleda aparece espléndida ante mis ojos.

Zona lúdica y festiva.

Solaz para cuerpo y alma.

Árboles que quieren atrapar el cielo,

ansiosos de luz…

buscando algún rayo de sol.

Se escucha un rumor.

es el agua de la fuente,

agua cristalina y pura.

o… ¿es el río, que se esconde entre los árboles?

 

EL río avanza, mansamente, abriendo la noche.

Las estrellas, desnudas, tiemblan en el agua.

El río traza una línea de rumor en el silencio.

(Rabindranath Tagore)

.

 

 mesas fuentes blancas

Cálidos rayos de sol,

que se cuelan entre las casi desnudas ramas de los árboles,

no llegan a mitigar el frío de mi cara.

Camino y me gusta el chasquido

que hacen mis pasos en la alfombra de hojas,

al caminar…

 

El otoño es un andante melancólico y gracioso

que prepara admirablemente el solemne adagio del invierno.

(George Sand)

 toboganes

Recuerdos de antaño, Zar y yo paseando,

como diría Machado…,

haciendo camino al andar.

Silencio roto por los trinos de los pájaros

que se elevan en vuelo a nuestro paso…

 

Y en la copa de otoño, un vago vino queda

en que han de deshojarse, primavera, tus rosas.

(Rubén Darío)


arboles con rayo de sol

Burgos, paisaje y silencio entre piedras milenarias…

sosiego en Cartujas y Monasterios,

paz entre el suave murmullo de las hojas

esparcidas por el viento…

Y un rayo de sol queda atrapado

entre las copas de los pinos.

 

Como el anochecer entre los árboles silenciosos,

mi pena, callándose, callándose,

se va haciendo paz en mi corazón.

(Rabindranath Tagore)

.

barandillas.

Y, entre la arboleda,

una fresca mañana de otoño,

voy soñando primaveras en mi corazón…

 

El otoño se acerca

El otoño se acerca con muy poco ruido:

apagadas cigarras, unos grillos apenas,

defienden el reducto

de un verano obstinado en perpetuarse,

cuya suntuosa cola aún brilla hacia el oeste.


Se diría que aquí no pasa nada,

pero un silencio súbito ilumina el prodigio:

ha pasado

un ángel

que se llamaba luz, o fuego, o vida.


Y lo perdimos para siempre.

(Ángel González)

.

 

otoño 007.

Atardeceres rojos de otoño

en el jardín,

mi árbol se desnuda…

Ya no acuden las abejas

a sus flores,

ni se esconden los pájaros

en sus ramas.

Ya, somnoliento, espera el largo invierno,

suspira,

y sueña la ansiada primavera.

(Estrella)

.


Menudos pensamientos míos,

¡con qué rumor de hojas suspiráis

vuestra alegría en mi imaginación!

(Rabindranath Tagore)

.

 

 

 

Read Full Post »

Older Posts »