Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 29 marzo 2017

cof

Tras los muros del castillo

mi cuerpo encuentra descanso

y mi alma, calma.

El silencio de la noche

envuelve mi soledad

mientras canta la lechuza

en lo alto de la torre principal.

El fantasma que rondaba,

me han dicho que ya no ronda,

se desprendió de su sábana

y se largó de parranda.

Por eso, en los pasillos

se percibe la nostalgia

de ese ruido de cadenas

que tanto daba la lata…

 

Disfrutando de unos días en este castillo de la Mota, realizando un curso en régimen de internado.

No cocino, no friego, no lavo, no plancho… he vuelto a mis tiempos de estudiante, clase por la mañana, clase por la tarde, pero ¡qué relax! Y vivir en el castillo tiene su morbo, aunque no haya fantasmas, la pena es que son solo tres días.

 

 

 

Anuncios

Read Full Post »

NOCHE

IMG_3146

.

La noche rompe la realidad del vivir diario,

se despiertan los sueños

y vagan por el cuarto, llamándome,

ofreciéndome que los siga

a donde quiera que sea ese mundo mágico

en el que, prendida del recuerdo de unos besos,

sueño verte para, a la mañana siguiente,

encontrar la fuerza para vivir sin ti.

(Estrella)

.

Read Full Post »

MAGIA

magia

En el día mundial de la Poesía, quiero enseñaros el primer poema que escribí en mi nueva época, cuando, después de muchos años, volví a coger la pluma y el papel.

Eran mis primeros escarceos con la poesía y aún sigo practicando…

MAGIA
 
 

Estaba muerta y él llamó a mi puerta,

la encontró abierta y la traspasó,

y un círculo mágico envolvió a los dos,

mas al llegar el alba

¡ay! me abandonó.

.

Y llegó la noche, y otra vez llamó,

otra vez mi puerta se la encontró abierta,

el círculo mágico se desvaneció

y al llegar el alba.

otra vez huyó.

.

Ya no estaba muerta,

como cada noche, la magia volvió,

le cerré una puerta pero otra se abrió,

y en la madrugada

otra vez voló.

.

Y esta vez la magia

que envolvió a los dos

se tiñó de rojo, de rojo pasión,

y esperando al alba,

esta vez no huyó.

.

Se quedó en la casa.

el círculo mágico su puerta cerró,

le trabó en mis brazos,

le envolvió en mi amor,

la magia volvió…

(Estrella)

.

 

Read Full Post »

rosaleda 

Caminaba por el sendero de piedras. Amante de las rosas, entusiasta observador de su paso por la vida, fijó la vista en una rosa blanca que, sobre todas, resplandecía bajo la luz del sol. Mientras la admiraba escuchó algo a su espalda.

Se volvió y ante él encontró una bella mujer que le miraba con curiosidad, él le dijo:

– no te oí llegar.

– no llegué, llevo días aquí, oculta tras la rosaleda.

– ¡ah, una rosa entre las rosas! Y ¿cómo es que no te he visto antes?

– quizá hasta hoy no has sentido la necesidad de verme. Pero yo sí te he visto, te he visto pasear ensimismado, unos días triste, otros alegre. A veces los ojos te brillaban de ilusión y otros tenían el brillo húmedo de las lágrimas. Te he oído tararear una canción en las luminosas mañanas de mayo y pasear apresurado en los fríos días del invierno.

– ¿quién eres tú? – le dijo el caminante – ¿desde dónde me observabas?

– ¿qué quien soy yo? no tengo nombre, llámame como quieras y seré quién quieras tú que sea. (más…)

Read Full Post »

hoja_blanco

.

Se cerró el tintero de su mente,

las palabras quedaron encerradas

prisioneras de su dolor,

mientras, el relato agonizaba.

(Estrella)

 

 

Read Full Post »

bisabuela

Que sirvan estas líneas que escribo de homenaje a una mujer a la que he aprendido a valorar con los años: mi abuela, lo más parecido a una madre que tuve (en la foto, con mi bisabuela, allá por el año 1909, hace más de un siglo) Os habréis dado cuenta los que me seguís, ella aparece siempre en mis recuerdos de infancia.

Recuerdo que cuando era niña y nos mandaba al pueblo vecino a comprar miel a casa del “tío Baldomero” le decíamos:

– Mami (era el nombre que la dábamos sus nietos), cuéntanos lo que os hizo el tío Baldomero después de la guerra.

Y ella nos contaba, sin ningún atisbo de rencor, cómo, una vez terminada la guerra civil, con mi abuelo preso en la cárcel de Santoña, a ella y a sus tres hijas, la mayor de siete años, el “tío Baldomero” les rapó el pelo al cero, para escarnio ante todos por roja. Y no una, sino varias veces. Y ahora, nosotras íbamos a comprarle la miel, como si nunca hubiera pasado nada.

(más…)

Read Full Post »